Causas comunes de ansiedad: cómo manejar los síntomas.

Tabla de contenidos

Para comprender la experiencia que llamamos ansiedad, debemos reconocerla a la luz del elemento y circuito central que se activa para generarla, el cual es la emoción del miedo, y que podríamos definirla como una respuesta biológicamente heredada y automática, cuya función histórica ha sido la de alertarnos de posibles peligros para protegernos; así mismo es una respuesta adaptativa ligada a nuestro instinto de conservación como especie y que nos da una alerta cuando estamos frente a amenazas inminentes, invitándonos a tomar una acción de defensa, bien sea enfrentando la situación o aislándonos de ella para poderla sobrellevar (Beck y Greenberg, 1998).

Con este contexto claro, podemos aclarar que la experiencia de ansiedad va mucho más allá de ser una emoción que, aunque la incluye, se caracteriza por ser un estado y un proceso más complejo que implica componentes mentales, fisiológicos, afectivos, comportamentales y tiene que ver con cuestiones cognitivas asociadas a la imprevisibilidad de las cosas y el miedo a lo incontrolable. Suele ser un estado de alarma más duradero que el miedo pues implica procesos de evaluación mental mas elaborados e incluye otros factores de pensamiento como la incertidumbre y la vulnerabilidad (la manera en que se ve la persona frente a la capacidad que tiene de enfrentar esa situación)

Cuando este estado de ansiedad se prolonga en el tiempo y tiende a ser repetitivo, puede convertirse en una problemática para el diario vivir e incluso, puede desencadenar en un trastorno que afecte la salud integral de quien la padece. La ansiedad puede ser causada por muchos factores y cada vez es más común en nuestra sociedad moderna en la que el estrés laboral, la presión por el “uso efectivo del tiempo”, la exposición continua a la tecnología y otros procesos disparadores son parte del día a día.

Si sientes que estás experimentando síntomas de ansiedad, es importante que aprendas a gestionar tus estados mentales y emocionales y, en caso de ser necesario, buscar ayuda profesional.  

En este artículo, exploraremos cinco causas comunes de ansiedad y cómo puedes manejar los síntomas.

5 causas de ansiedad en las personas y cómo mejorarlas

Estrés laboral

El estrés laboral es una de las principales causas de ansiedad en el mundo moderno. La presión constante para ser más productivo y la competencia en el mercado laboral pueden generar estrés crónico en los trabajadores, experiencia que eleva los niveles de ansiedad y puede disparar episodios de crisis. Si trabajas en un ambiente de alta presión o si tienes un trabajo exigente, es importante que aprendas a manejar el estrés para regular los niveles de ansiedad y no caer en estados de tensión constante que aumenten el riesgo de mal-estar significativo.

Una forma de hacerlo es aprender técnicas de relajación guiadas que te ayuden a distensionar el cuerpo, las contracturas musculares y aumentar el descanso reparador. Te sugerimos entrenarlas en las noches antes de dormir o en momentos del día en los que puedas regalarte unos minutos para descansar y bajar el ritmo de actividades rutinarias.

Otra manera es el trabajo con la respiración consciente que favorece un contacto con el presente más sosegado y tranquilo, aumenta las capacidades de oxigenación del cuerpo y permite a la mente bajar su nivel de pensamientos rumiativos. Te recomendamos practicar la respiración cuadrada: inhalar despacio contando hasta 4, sostener el aire contando hasta 4, exhalar (por la boca para mayor relajación) contando hasta 4, y quedarte 4 segundos más sintiendo el estado de relajación que aporta esta respiración. Repetir el ejercicio por lo menos 10 veces seguidas, en varios momentos del día para favorecer su aprendizaje y efectividad.  

Estas técnicas pueden ayudar a calmarte y reducir el estrés en situaciones difíciles de gestionar. También puedes hablar con un terapeuta o un consejero para obtener ayuda y apoyo emocional.

Trauma

Las experiencias traumáticas que podemos tener como seres humanos pueden desencadenar sensaciones y procesos significativos de ansiedad. El trauma puede ser el resultado de una amplia variedad de eventos, como abuso físico o emocional, accidentes, desastres naturales o situaciones de guerra. El impacto emocional del trauma puede durar mucho tiempo después de que haya ocurrido el evento, lo que puede desencadenar una manera de vivir y experimentar el mundo de manera ansiosa, con la percepción de peligro y alarma activa continua, donde el miedo es protagonista. Si has experimentado un trauma, lo mas recomendable e importante es que busques ayuda profesional para procesar tus emociones y tus estados de pensamiento de alerta continuos, para que puedas superar el impacto del evento. Para esto hay diferentes medios que pueden ayudarte en el proceso: las terapias creativas y expresivas pueden ser una excelente opción como ayuda complementaria para elaborar aquello que se encuentra estancado en tu inconsciente y que se convierte en un programa automático que sostiene tu malestar. Al pasar a la consciencia aquello que no conocíamos antes, se presentan procesos de sanación al atender y comprender aquello que necesitamos para estar mejor, al igual que descargamos malestares significativos para elaborarlos de una manera diferente. Terapias psicológicas como la terapia enfocada en el trauma, o terapias de corte clínico tradicionales o de tercera generación, pueden ser alternativas de gran ayuda, y que, combinadas con las terapias basadas en el arte, adquieren mayor poder terapéutico.

Trastornos de salud mental

Los trastornos de salud mental, como el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico y la fobia social, comparten como base experiencias asociadas a la ansiedad y al miedo producido por pensamientos que hacen creer que eventos catastróficos se manifestarán, muchas veces sin tener datos concretos observables sino desde el imaginario de que puedan pasar. Estos trastornos pueden hacer que una persona se sienta ansiosa o nerviosa en situaciones específicas o incluso en todo momento. Si tienes un trastorno de salud mental, es importante que busques ayuda profesional para manejar tus síntomas.

La psicoterapia clínica, acompañada de intervenciones arte terapéuticas son una excelente vía para alcanzar tu recuperación, pues con esta dupla impactarás de manera positiva no solo el área cognitiva o del pensamiento, clásica de la psicoterapia tradicional, sino las diferentes áreas que nos constituyen como seres humanos: cuerpo, mente, emociones y la dimensión profunda o espiritual. Es importante que te asesores de expertos en la materia para determinar cuál es el mejor enfoque de tratamiento para tu situación específica.

 Problemas relacionales

Los problemas que presentamos de tipo relacional y vincular, ya sea en el trabajo, en la familia o en la pareja, pueden ser fuentes detonantes de ansiedad y de experiencias que retan y ponen a prueba nuestro bien-estar en la vida.  La tensión constante y los conflictos pueden generar estrés emocional que desencadena en múltiples dificultades para poder gestionar y atender de manera efectiva los picos de ansiedad que aparezcan. Las relaciones necesitan de una alta dosis de paciencia, compasión, comprensión, tolerancia, comunicación asertiva y resolución de conflictos, todas estas, habilidades que requieren de un entrenamiento continuo donde la ansiedad no puede ser protagonista o distorsionará las buenas maneras de desarrollarlas.

Si estás lidiando con problemas en tus relaciones, es importante que trabajes en establecer nuevas miradas que te lleven hacia una nueva manera de conectarte con los otros y contigo mismo. La terapia de pareja o la terapia familiar pueden ser opciones efectivas para comprender y resolver este tipo de necesidades. También puedes considerar la terapia individual para trabajar en tus propias habilidades de comunicación y manejo del estrés.

Preocupaciones financieras

Las preocupaciones financieras son otra causa común disparadora de experiencias asociadas a la ansiedad. Las personas que enfrentan dificultades financieras o que están lidiando con una deuda significativa pueden sentirse abrumadas y estresadas. Si estas atravesando por alguna situación de esta índole, es importante que tomes medidas para reducir el impacto de mal-estar que pueden traerte.

Esto puede incluir crear un plan de pago para la deuda, buscar asesoramiento financiero y aprender técnicas de manejo del estrés, como la meditación y la respiración profunda. También es importante establecer un presupuesto y encontrar maneras de ahorrar dinero para reducir la carga financiera.

En resumen, la ansiedad puede ser causada por una gran variedad de factores, desde el estrés laboral hasta los problemas de relación y las preocupaciones financieras. Si estás experimentando síntomas de ansiedad, es importante que busques ayuda para aprender a manejar tus emociones. Las terapias creativas expresivas, el entrenamiento de prácticas para la gestión de emociones, la psicoterapia clínica, los abordajes basados en la meditación y el aprendizaje en técnicas de respiración consciente, y de regulación cuerpo mente, son formas efectivas de controlar y dar manejo a la ansiedad. También es importante establecer un sistema de apoyo emocional y tomar medidas para reducir el estrés en tu vida diaria.

Trinidad Salud ofrece una variedad de terapias y tratamientos que pueden ayudarte a controlar la ansiedad y mejorar tu bien-estar emocional y mental. Si la ansiedad se encuentra en tu vida tomando protagonismo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para obtener más información sobre nuestros servicios y comprender juntos cómo podemos acompañarte.

Si quieres complementar esta información, te invitamos a visitar el siguiente enlace https://svca.mx/ansiedad-depresión del artículo “ansiedad y depresión” de Pacific Medical Training

Equipo Trinidad

REFERENCIAS

Beck, A, Clark, D. (2012). Terapia cognitiva para trastornos de ansiedad. Descleé De Brouwer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search
Últimos artículos del blog
Habla con nosotros
×