Relación de pareja, ¿cómo me veo en el otro?

Cuando hablamos de relación de pareja ¿que ideas aparecen en nuestra mente? Puede que de manera común aparezcan conceptos como: amor, ternura, camaradería, convivencia, unión de dos personas, compartir con otro; o incluso conceptos más complejos como encuentro de almas o vinculos más profundos.

Si bien estos imaginarios nos dan una idea de lo que en general queremos de una relación de pareja, cuando hacemos un alto para observar y revisar nuestras relaciones, podemos darnos cuenta que lo que nos une con el otro, aparte del cariño y amor que sentimos, son muchos componentes de la relación que no siempre aparecen de una forma sana y equilibrada.

Si queremos entonces comprender un poco más acerca de estos componentes, que son pilares fundamentales de las relaciones de pareja, es importante realizar una revisión constante de ellos. A continuación mencionaremos algunos y te invitamos para que hagas tu propio chequeo:

  • Ternura
  • Intimidad
  • Compromiso
  • Responsabilidad
  • Deseo
  • Fidelidad
  • Respeto
  • Comunicación
  • Admiración
  • Tolerancia

Todo esto influye en cómo fomentamos el vinculo con quien decidimos compartir nuestras vidas; desde nuestra propia historia, vamos encontrando en el camino aquellos con quienes resonamos y también quienes se convierten en nuestro espejo de trabajo personal para mejorar aspectos de nosotros, a través de la misma relación, lo cual complejiza las dinámicas y en ocasiones plantea retos que desbordan nuestra capacidad de comprensión y de tomar acciones cuando se requieren cambios.

A través de espacios como la terapia de pareja, podemos identificar diferentes patrones de pensamientos, emociones y comportamientos que desde nuestra propia historia toman sentido, pero que muchas veces, asumimos como verdades únicas y nos imposibilitan ver las formas en que el otro comprende desde su propia historia. Cuando no se abre el espacio al encuentro entre dos, aparecen conflictos que ponen en juego la construcción de “relaciones sanas”, lo que nos invita a vernos a través del otro como fuente de aprendizajes.

A continuación te compartimos algunas preguntas y recomendaciones que pueden ayudar a aumentar este tipo de mirada inclusiva en pareja:

  1. Utiliza la frase conocida de: “ponerme en los zapatos del otro”.  Si yo me siento de una forma en particular, ¿como se estará sintiendo el otro frente a lo que pasa?.
  2. ¿Eso que me molesta del otro, también está en mí, hace parte de mis puntos a mejorar?, recuerda que los otros son espejos de aquello que no hemos trabajado, de nuestros puntos ciegos.
  3. Escuchar la historia completa: en los relatos siempre hay versiones dependiendo del narrador que la cuente, por lo cual para comprender el panorama completo se debe hacer espacio para escuchar las dos versiones: “como quiero que mi historia sea escuchada y también comprender la del otro, me permito esperar hasta que mi pareja termine de hablar sin interrumpirle para empezar con mi relato”
  4. Hablar de mi y no del otro: cuando trabajamos por una comunicación asertiva y empática, debemos entrenar la capacidad de hablar de lo que nos pasa a nosotros con lo que el otro hace, y no de lo que vemos que está mal en el otro, evitando así entrar en juicios, acusaciones o señalamientos, aumentando nuestra responsabilidad afectiva.

Te invitamos a que incluyas en tu día esta mirada compasiva, empática, y que recuerdes que así como quieres vivir desde el bien-estar, una relación equilibrada requiere trabajar desde la consciencia de tus propios temas y dolores para poder acercarte a entender los de tu pareja. 

Giovanna Losada

Terapeuta Equipo Trinidad 

×