Meditar un ejercicio para mantener la calma y alimentar el alma

Ejercicios para meditación

Si nos detenemos un instante para darnos cuenta de la manera en que la sociedad actual se desenvuelve, con sus múltiples cambios, avances tecnológicos y con un constante afán de transformación, podremos ver con claridad el vínculo cercano que esto guarda con el desarrollo de diferentes problemáticas; tales como: las elevadas tasas de estrés y ansiedad, aumento en desajustes emocionales, dificultades en las relaciones interpersonales, estadísticas elevadas asociadas a la depresión, burnout laboral entre otros aspectos, que complejizan el mantener estados de bien-estar en nuestra cotidianidad.

No es de extrañar entonces que surja la necesidad constante de buscar alternativas que ayuden a mitigar el impacto de estos desórdenes y que nos ayuden tanto a entrenar diferentes herramientas, como a establecer hábitos que favorezcan una mejor calidad de vida; por esta razón, la práctica de la meditación se convierte en una de las disciplinas fundamentales para desarrollar estos estados positivos. 

 

¿Qué es la meditación?

Dentro de sus múltiples formas de definirse, puede ser considerada como una práctica que nos permite acceder a nuestros estados interiores para facilitarnos “una manera de despertar y vivir en armonía con nosotros mismos y con el mundo” (Kabat-Zinn, 2015). Esta exploración hacia el interior nos permite darnos cuenta de la manera en que nuestra mente, nuestras emociones y nuestra corporalidad se relacionan con el mundo, con las diferentes situaciones que se viven y cómo esto influye en las maneras de conectarnos con el exterior y con quienes nos rodean. 

 

Al indagar de manera sistemática a través del entrenamiento en este tipo de prácticas contemplativas y de observación consciente, podemos llegar a experimentar mayor satisfacción, felicidad, armonía e incluso lucidez y sabiduría en nuestra cotidianidad y las decisiones que tomamos para afrontar la vida; múltiples estudios científicos que se han realizado con practicantes de meditación, han confirmado resultados reveladores en cuanto al impacto positivo que presenta para la salud: disminución en los niveles de estrés, mejoría en enfermedades cardiacas, dificultades respiratorias, problemas estomacales, hipertensión, insomnio, dolores crónicos, entre muchas otras patologías (Rajinder, S. 2008). Podríamos considerar entonces la meditación como un acto de amor, autocuidado y compasión, con nosotros mismos. 

La meditación requiere de entrenamiento, disposición y de la disciplina que permita generar un hábito que favorezca el desarrollo de capacidades para la observación, la atención sostenida requeridas para esta práctica contemplativa, por lo cual puede ser entrenada por cualquier persona que se lo proponga y desee adquirir las herramientas adecuadas para trabajarla.

 

8 Tips de meditación

A continuación, te compartimos algunos tips esenciales para empezar a experimentar los beneficios de la meditación, o si ya eres practicante, para que puedas seguir profundizando en ella con mayor consciencia y enfoque: 

    1. Es ideal encontrar un espacio tranquilo con pocas distracciones exteriores, que te permita establecer un mejor contacto contigo mismo libre de distracciones y estímulos que desvíen tu atención. 

 

    1. Encuentra una postura que te sea cómoda para permanecer uno minutos en quietud y observación. Es recomendable realizar tu práctica en una silla o en un cojín de meditación donde tu cuerpo genere un clima adecuado para el espacio. Evita realizarlas  en tu cama o acostado, pues lo más probable es que te genere sueño y no puedas culminar con el proceso. Convierte a tu cuerpo en un aliado en el proceso.

 

    1. Cierra tus ojos y realiza un chequeo de tu cuerpo de pies a cabeza, observando si se encuentra en una postura cómoda que te permita desarrollar la práctica. De no ser así, genere un ajuste postural. Se sugiere la espalda recta, los pies descruzados y las manos sobre las rodillas o las piernas. En cojín de meditación las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas o piernas. 

 

    1. Enfoca tu atención en la respiración siendo consciente de cómo el aire entra y sale de tu cuerpo. Puedes observar cómo tu pecho sube y baja, o cómo el aire entra frio y sale más tibio en cada exhalación a través de tus fosas nasales. Al inicio, es recomendable llevar un registro mental de la inhalación y la exhalación diciéndote a ti mismo: “estoy inhalando…estoy exhalando”, enfocando tu atención solo en una cosa a la vez, en este caso, el acto de respirar. 

 

    1. Si encuentras que tu mente se encuentra muy inquieta con múltiples pensamientos, contémplalos como si fueras un observador viendo pasar troncos por un río o carros por una autopista. Evitando engancharte con alguno de ellos. Enfoca nuevamente en la respiración repitiendo mentalmente lo que estás haciendo

 

    1. Inicialmente, es recomendable establecer una práctica que no sea extenuante para tu mente y tu cuerpo, por lo cual entre 7 y 10 minutos será suficiente. Lo importante es cultivar el hábito continuamente, pues es de mayor valor meditar 10 minutos como rutina, que intentar realizarlo por horas solo una vez a la semana. 

 

    1. Utiliza un timer, campana o reloj que te alerte cuando el tiempo haya transcurrido, ayudándote a que el tiempo sea otro factor menos por el cual preocuparte a la hora de practicar la meditación. Con el tiempo puedes ampliar el tiempo e incluso dejar de usarlo. 

 

  1. Te recomendamos el siguiente video si quieres empezar a familiarizarte con esta disciplina https://youtu.be/0tzIQFJxtpw

 

Recuerda: entrenar la meditación te ayuda aumentar los niveles de bienestar integral en tu vida, a mejorar tus habilidades cognitivas, tu salud mental y emocional, a establecer una mejor relación con otros y aumentar tus capacidades de conexión para una vida con mayor propósito y consciencia. 

 

Santiago Arjona Pachón

Director estratégico Trinidad 

BIBLIOGRAFÍA

-Kabat Zinn, J. (2015). Mindfulness en la vida cotidiana. Dondequiera que vayas, ahí estás. Buenos Aires, Argentina. Editorial PAIDÓS

×