LA EXPRESIÓN COMO MEDIO DE SANACIÓN

«Todo ser humano es un artista, y cada acción, una obra de arte» Joseph Beuys

El proceso creativo que forma parte de la expresión personal de todos los seres humanos, nos ayuda a resolver conflictos y problemas, desarrollar habilidades interpersonales, reducir el estrés, aumentar la autoestima y promover estados de introspección para potenciar la consciencia de uno mismo.  La American Art Therapy Association (AATA) define las terapias de las artes como: una profesión de salud mental que utiliza elproceso creativo de crear arte para mejorar el bien-estar físico, mental y emocional de las personas de todas las edades y condiciones.

La capacidad creativa no tiene nada que ver con la habilidad, o con la técnica, en si misma, la técnica es un recurso para facilitar el desarrollo de una idea. Pero todos sin excepción, porque hemos sido niñ@s, tenemos la capacidad inherente de expresarnos a través de cualquier medio, ¡hasta pintábamos con la comida!, a veces el mismo conocimiento adquirido de las técnicas artísticas se convierte en un obstáculo para la creatividad porque racionalizamos y emitimos juicios olvidándonos de la expresión como tal.

Somos creativos al cocinar, al bailar, al escribir, al dibujar o pintar, incluso al pensar, dejamos de serlo cuando automatizamos estás actividades y las volvemos rutina u obligación social.

¿Te ha pasado en alguna ocasión que te atreves y haces un dibujo que compartes con un amigo y con un simple gesto te dice que a él no le transmite nada, o tu familia prefiere uno de los que hiciste hace un tiempo?, sin embargo, algo dentro de ti si te dice, que ese dibujo está cargado de sentido, lo más seguro es que lo hayas disfrutado, o que hayas expresado en el un dolor, una rabia, o algo muy amado. Puede ser también que no tengas idea de lo que significa, pero algo en ti se ha encendido o se ha liberado.

Detrás de toda expresión auténtica hay energía e intuición en movimiento. Una emoción represada, un recuerdo inconsciente, una idea que aún no alcanza completa madurez; lograr hacer los juicios a un lado, nos permite ver o por lo menos sentir, el recurso sanador del arte haciendo su trabajo. Valorar lo que hacemos independiente de su utilidad o juicio estético, es valorarnos incondicionalmente, y eso, ¡sí que es terapéutico!

Como artista plástica me debato todo el tiempo en esta cuestión, incluso extraño a veces lo que es encontrarme con un lienzo en blanco sin tener expectativas, cuando me permito pintar o dibujar libre de lograr un resultado, aparece un mensaje, un recurso o un símbolo que necesitaba ser visto, sea que lo reconozca o no, la magia sucede.

La expresión creativa es un recurso a la mano de cualquier persona, el ser vive en continua expresión. Seamos profesionales o no en algún tipo de arte, siempre podemos tomar un papel, un lápiz y dibujar algo, podemos incluso plantear una intención al hacerlo: sanar, desbloquear, ver, o simplemente desestresarnos y disfrutar; cuando las personas dicen que no tienen habilidades artísticas siempre pienso… ¡No tienen idea del potencial que tienen!

La clave es permitimos que aparezca el testigo, no el juez, en esta observación sin juicio va surgiendo el recurso, la solución a través del símbolo y la metáfora, o cualquier otro tipo de respuesta intuitiva que sin duda nos va a generar bien-estar.

El arte siempre tendrá un poder sanador, es la oportunidad de expresión de tu ser auténtico, sin filtros y sin pretensiones nos quitamos las máscaras que nos incomodan, limitan y hasta enferman. ¡Por favor no vuelvas a decir que no tienes habilidades artísticas!, exprésate de la manera que más lo necesites, escribe un poema, haz un dibujo o una pintura, con eso que te frustra, duele o incomoda; te aseguro que será liberador.

¡Estamos aquí para ti!

Luz Adriana Echeverri Cortes

Maestra en Artes plásticas

Asesora Trinidad

×