¿Bien-estar o bien-sentir?

Mitos y realidades sobre cómo construir una vida plena y significativa
¿Cómo soñamos que nuestra vida debería ser?, ¿Cuál es el tipo de vida que queremos tener para nosotros y para nuestros seres queridos?

Seguramente estas preguntas y otro tipo de cuestionamientos han aparecido en nuestra mente en diferentes momentos y hacen parte del concepto de bien-estar y calidad de vida que queremos forjar en el día a día. Múltiples anuncios nos bombardean con mensajes alusivos a la “búsqueda de la felicidad”, “soltar lo que nos duele”, “dejar ir lo que nos hace daño” y en general “evitar a toda costa sentirnos mal si queremos estar bien”. 

Sin embargo, la vida no es un camino recto donde solo la felicidad hace parte, pues múltiples situaciones y experiencias que aparecen en nuestro transitar traen malestar, dolor, tristeza, miedos, preocupaciones y crisis que surgen como posibilidades de crecimiento y madurez personal. Teniendo en cuenta esta idea, podemos contemplar dos “falsas ecuaciones” para empezar a desarrollar una vida más consciente: 

  1. Dolor= sufrimiento. 
  2. Bien-estar= sentirse bien. 

En cuanto a la primera de ellas, podemos decir que la vida en sí misma implica dolor y estrés emocional, pues, experimentamos desde corta edad, sensaciones y experiencias que lo contienen; pero que la vida tenga dolor no significa que sea equivalente a desarrollar sufrimiento, pues este tiene que ver con la manera en que interpretamos, afrontamos y nos relacionamos con estas situaciones; así pues, no podemos evitar las experiencias dolorosas pero si trabajar por disminuir el sufrimiento frente a las mismas.

Contemplando la segunda ecuación, muchas veces para estar bien necesitamos sentirnos mal, pues, tomar decisiones que nos implican, por ejemplo, terminar una relación que nos duele, trabajar para salir de una adicción que nos limita o hacer cambios hacia hábitos saludables de vida para mejorar nuestra salud, no nos aportarán sensaciones agradables ni experiencias placenteras a un corto plazo, pero en un mediano y largo plazo nos permitirán estar mucho mejor en la vida y tomar grandes aprendizajes para caminarla con mayor bien-estar y mejores habilidades para la resolución de conflictos ante situaciones similares.

Te invitamos entonces para que asumas la vida con todos sus dolores no desde el sufrimiento sino como fuente de aprendizaje y que reconozcas que ser aliados del bien-estar implica tomar acciones que muchas veces no se sienten bien pero que nos ayudan a crecer humanamente.

Conoce todas las actividades que tenemos programadas y anímate a mejorar tu vida.

Santiago Arjona Pachón

Director estratégico Trinidad 

×